Tras la renuncia del secretario de Hacienda y Crédito Público ¿qué sigue?

 

Agustín Zurita

Economista

 

Es importante no tomar a la ligera una noticia de tal magnitud para el país, minutos después de su renuncia el dólar sube poco más del 1%. Después de Jaime Serra, es quizás el secretario que menos tiempo ha durado en el cargo.

 

La hacienda pública es un pilar, sino es que EL pilar de toda administración pública, ahí se generan las políticas económicas, los presupuestos de ingresos y egresos (lo que esperan recaudar tanto de gobiernos como de las paraestatales, etc. y como piensan distribuirlo, en pocas palabras es PLANEACIÓN), incluso el mercado de valores está incluido entre sus regulaciones, esto sin mencionar todo lo que regula o en lo que tiene injerencia, pues no se trata de describir todo lo que la Secretaría de Hacienda hace, ni la enorme importancia que guarda.

 

Lo preocupante realmente es la carta (digan “de aplaudir”) que Carlos Urzúa colgó en su cuenta de Twitter para hacer pública su salida o su renuncia. En ella describe y pone al descubierto lo que muchos ya sabíamos y otros se niegan a aceptar, un gobierno que no tiene rumbo y que se quiere sacar de la manga, como por arte de magia, “políticas públicas”, sin ningún sustento o estudio real. 

 

Urzúa sabe que, seguramente, la derrama de efectivo que el Gobierno Federal está haciendo desde sus inicios a la “población necesitada o vulnerable” pondrá en pocos meses en número rojos a nuestro país, esto debido a que la entrada será menor, por el riesgo o la inseguridad que da a capitales extranjeros de invertir en México, las repercusiones en los hidrocarburos, por la antipatía de asistir a reuniones o cumbres de las que somos miembros y tenemos voz y voto, etc. Podría mencionar un sinnúmero de malas decisiones o, por suavizarlo, diré “decisiones no concientizadas”.

 

¿Qué sucede en esa carta? ¿Qué nos dice además en esa carta Carlos Urzúa?

1.- Que estamos ante un gobierno autoritario, que no escucha a su gabinete.

 

2.- Que pregona “no al influyentismo”, pero que la realidad es diferente, pues hay personas que desconocen el tema de la hacienda y que fueron impuestas en su Secretaría por influyentismo, por conflictos de poder.

 

3.- Cita algo más o menos así: toda política económica debe realizarse con sustento y libre de todo extremismo, sea de derecha o de izquierda. Estamos ante un gobierno que no coquetea, sino más bien ama al social-comunismo, que estrecha la mano de lo que llaman movimiento bolivariano. ¡Cuidado!

 

En general, la salida de Carlos Urzúa nos deja ver el verdadero problema y, sobre todo, nos da un mensaje y una enseñanza: ten el valor y di lo que pasa.

 

En ese tenor, esperemos a ver qué pasa.

 

Suscríbete para más artículos

Compartir en:
Post a Comment